Todos los caminos de peregrinación llevan a Santiago. Todos menos el Camino Fisterra-Muxía, el único trayecto que en vez de dirigirse a esta ciudad se inicia en la propia Compostela y continúa hacia el Atlántico en busca del antiguo finis terrae. Si llegas a Santiago, tan sólo cuatro etapas más te separan del litoral más espectacular: a Costa da Morte.

El Camino a Fisterra-Muxía es una posibilidad muy atractiva para alargar el tiempo que pasamos en esta provincia, aprovechando el magnetismo del antiguamente considerado "fin del mundo" y también del Santuario da Virxe da Barca. Ya desde hace muchos siglos los peregrinos mostraron interés por llegar a este particular destino. Hoy en día, la presencia del mar, la leyenda y misterio de estas tierras y la belleza de la Costa da Morte en sí siguen siendo un gran reclamo.

Habida cuenta los distintos modos de afrontarlo, el camino Fisterra-Muxía puede llegar a recorrer 10 municipios de la provincia: Santiago de Compostela, Ames, Negreira, Santa Comba, Mazaricos, Dumbría, Cee, Corcubión, Fisterra y Muxía. El modo más recomendable de seguir este camino (ya que puede afrontarse de distintas maneras) es en 4 etapas: Santiago de Compostela-Negreira (21,3 km), Negreira-Olveiroa (33,2 km), Olveiroa-Fisterra (30 km) y Fisterra-Muxía (28,8 km). 

En distintos puntos del camino se encuentran lugares con encanto, como por ejemplo los pazos de A Albariña y el Cotón (Negreira), los particulares bosques del entorno del Río Xallas o la pequeña Ermita de San Pedro Mártir (Cee). Ya en Fisterra, hay atractivos destacables como el Camposanto do Fin da Terra, el Castelo de S. Carlos o el propio faro. La realidad social autóctona puede apreciarse visitando recursos como el monumento al emigrante o la lonja, donde se puede ver con claridad lo que allí se lleva a cabo. Con respecto a Muxía, destacamos el peso del culto á pedra, expresado en distintos rituales asociados a la pedra de abalar o dos cadrís. Al lado de ellas, el Santuario da Virxe da Barca, por su parte, conforma un excepcional colofón final al itinerario, como popular lugar de culto.

 

Etapa: Santiago de Compostela - Negreira. 21 km

Qué visitar

A la salida de la ciudad encontramos la carballeira de San Lourenzo, acogedor lugar con robles centenarios que marca el descenso hacia el río Sarela. 

En este recorrido encontraremos el núcleo de Ponte Maceira; puente construido sobre el río Tambre en el s. XIV y rodeado de un bonito paisaje natural y monumental, será uno de los puntos en el que disfrutar del paisaje en este camino. Al otro lado del puente, encontramos la Capela do Carme o de San Brais del s. XVIII. 

Ya en el Ayuntamiento de Negreira destaca una gran diversidad de construcción civil histórica entre la que destacan varios pazos como el de A Chancela o del Capitán; el pazo do Cotón, fortaleza medieval restaurada en el s. XVII, y el pazo de Balandrón, edificio modernista de mediados del s. XX.

Ayuntamientos por los que pasa la ruta 

 

Etapa: Negreira - Olveiroa. 33,4 km

Qué visitar

Esta ruta discurre próxima al embalse da Fervenza, del río Xallas, que más tarde desembocará en forma de cascada en Ézaro, produciendo un fenómeno natural único que cada año acoge miles de visitantes.

En este recorrido pasamos por el paseo fluvial del río Barcala, en el Ayuntamiento de Negreira y finalizamos cruzando el Ponte Olveira en el Ayuntamiento de Dumbría, construido en el s. XVI.

En toda la zona encontraremos numerosos conjuntos de hórreos entre los que destacan los hórreos de las Maroñas, en el Ayuntamiento de Mazaricos. 

Ayuntamientos por los que pasa la ruta

 

Etapa: Olveiroa - Fisterra. 34,9 km

Qué visitar

El santuario de Nosa Señora das Neves del s. XVIII, se encuentra en el Ayuntamiento de Dumbría y su "fuente santa" acoge numerosos visitantes a lo largo de todo el año. 

Ya en el Ayuntamiento de Cee, el pazo del Cotón, el edificio decimonónico de la Fundación Fernando Blanco y la iglesia de la Xunqueira, de cabecera gótica del s. XVI, son algunos de los lugares de interés turístico de esta villa

En Corcubión, la iglesia de San Marcos, edificio característico del estilo gótico-marinero, guarda en su interior la imagen policromada de san Marcos, de origen italiano del s. XV. Corcubión tiene un casco histórico con encanto para disfrutar de agradables paseos.  

Siguiendo el camino hacia Fisterra encontramos la cala do Talón y la playa Recoleta, la playa y dunas de la Langosteira, que nos ofrecen un paisaje salvaje y solitario. La Cruz de Baixar, crucero del s. XVI marca la entrada a la villa de Fisterra.

Ya en Fisterra, podemos visitar la capilla barroca de Nosa Señora, la iglesia de Santa María das Areas, donde se encuentra el Santo Cristo de Fisterra, una talla datada del s. XIV y la imagen renacentista de la Virgen del Carmen.

Como punto mágico y final, encontramos en el cabo de Fisterra el Faro construido en 1853. Desde aquí es obligado ver cómo el sol se esconde detrás de las aguas.

Ayuntamientos por los que pasa la ruta

 

Etapa: Olveiroa - Muxía. 32,5 km

Qué visitar

La iglesia de Santa Baia de Dumbría del s. XVII y XVIII, es uno de los primeros monumentos que encontramos al seguir el camino.

Ya en el Ayuntamiento de Muxía podemos hacer una parada en San Martiño de Ozón para ver uno de los hórreos más grandes de Galicia, de 27 metros y con 22 pares de pies, y la iglesia de ábside románico, vestigios del antiguo monasterio beneditino de San Martiño. 

El monasterio de San Xiao de Moraime es un templo románico de tres naves. En su interior guarda unas pinturas góticas de gran interés artístico que representan los siete pecados capitales. Un pequeño tesoro desconocido que merece la pena descubrir. 

Ya en Muxía, el santuario de Nosa Señora da Barca, templo barroco construido frente al hermoso mar de la Costa da Morte, conocido por las famosas formaciones rocosas conocidas como Pedra de Abalar o Pedra dos Cadrís, al que acude numeroso público en cualquier época del año.

Ayuntamientos por los que pasa la ruta

 

Etapa: Fisterra - Muxía / Muxía - Fisterra. 29,3 km

Qué visitar

Saliendo de Fisterra hacia Muxía encontramos la iglesia barroca de San Martiño de Duio del s. XVIII. Este lugar cobra interés dado que en sus cercanías se ocultarían las ruinas de la desaparecida ciudad romana de Dugium, sumergida bajo las aguas. Esta ciudad es citada en el Códice Calixtino como el lugar donde residía el legado de Roma al que visitarían los discípulos de Santiago para que autorizara la sepultura del apóstol en tierras compostelanas. 

La conocida playa del Rostro nos ofrece un impresionante y agreste arenal. La ría de Lires, con importante riqueza ornitológica, nos muestra también notables muestras de arquitectura popular y religiosa, como las iglesias de Santa Leocadia de Frixe y Santa María de Morquintián

Ya en la antesala de Muxía encontramos la playa de Lourido, localizada en un impresionante entorno litoral. 

Ayuntamientos por los que pasa la ruta:

 

Más información sobre el Camino Fisterra-Muxía, aquí