Casco antiguo de Noia

Casco antiguo de Noia

El casco antiguo de Noia (la "villa gótica") fue declarado Bien de Interés Cultural en 1984, así como la Iglesia de San Martiño (en 1931) y la Iglesia-Cementerio de Santa María a Nova (en 1973), donde se expone una colección de lápidas gremiales. En el núcleo urbano (en el entorno del centro histórico) se han conservado algunos elementos del patrimonio industrial, como algunos molinos, especialmente el puente y los molinos de Traba (hoy dedicados a vivienda, aunque se pueden ver perfectamente desde el puente), o los restos de la antigua fábrica de curtidos de Cadarso (con un proyecto de rehabilitación en marcha) en el barrio de Chaínza. Y todo ello sin contar espacios industriales de excepcional valor patrimonial en el término municipal, como la Central Hidroeléctrica del Tambre.

Acceso

Entorno urbano. Se puede acceder a Noia desde la autovía AG-56 (Santiago-Noia)