Los molinos de Bares

Los molinos de Bares

Aprovechando un pequeño curso de agua y la configuración del terreno, el conjunto de molinos de Bares constituye un magnífico ejemplo de aprovechamiento de un recurso escaso. Los molinos se van encadenando entre sí y descendiendo por la cada vez más acusada pendiente del acantilado hasta el mar. Un pequeño sendero comunica la serie de edificios y de canalizaciones del agua hasta conformar una sucesión casi vertical en el impresionante paraje de Estaca de Bares.
Inmediatamente al lado de los molinos hay un observatorio ornitológico. El espacio marítimo y terrestre de Estaca de Bares está incluido, con varias figuras, en la Red Natura 2000, y es un lugar ideal para la observación ornitológica, por la confluencia de varias rutas migratorias de aves.
Muy cerca se encuentan también unos edificios abandonados, señalizados como antigua central eólica. Si bien es cierto que en este paraje se emplazó en la década de 1980 la primera central eólica de Galicia, según algunas fuentes de información estos edificios corresponderían a una base militar de comunicaciones.
Siguiendo la carretera que da acceso a estos elementos se puede llegar también al antiguo semáforo de Bares, convertido hoy en hotel, desde el que disfrutar de una magnífica panorámica de la Ría do Barqueiro.

Acceso

Desde la Villa de Bares, seguir las señales hacia el Faro de Estaca de Bares, y desde allí hacia los edificios señalizados como antigua central eólica, situada a menos de un kilómetro y perfectamente visible. A los molinos se puede acceder andando desde allí, dirigiéndonos hacia un observatorio ornitológico situado al otro lado de un pequeño regato, junto al cual se encuentran los restos de los molinos.