Se dice que el célebre Códice Calixtino, un antiguo escrito medieval, es la primera guía de viajes. Informaba a los viajeros que recorrían el Camino acerca de santuarios, de pueblos y mismo de peligros que se podían encontrar. En él aparece recogido el Camino Francés.

El Camino Francés es pues la más popular de las distintas variantes del Camino de Santiago dado el enorme peso histórico de la procedencia vinculada a la Europa Medieval. Desde la aparición del sepulcro del Apóstol Santiago, no tardó en darse a conocer este itinerario. En los lugares por los que transcurre, ese carácter histórico dejó impregnada una amplia huella cultural, arquitectónica y patrimonial. Eso genera una atmósfera muy especial, que nos contagia de distintas épocas y, por lo tanto, de distintos estilos artísticos. Aparte de eso, el Camino Francés es conocido por la belleza de los diferentes espacios naturales, algo que por supuesto es aplicable también a los trechos finales del mismo. 

 

El camino en la provincia

Este Camino que parte de Francia, entra en la provincia de A Coruña por Melide, y pasa por Arzúa y O Pino antes de llegar a Santiago. Estas tres poblaciones, unidas por las peregrinaciones, tienen en común una destacada gastronomía, brindado al peregrino  la oportunidad de saborear la cocina de la Galicia interior. El melindre, un dulce almendrado de la tierra de Melide, el queso de Arzúa y el gallo Piñeiro de O Pino son protagonistas de fiestas de interés turístico de más de quince años de antigüedad. Melide y Arzúa son las dos principales villas de las Tierras del Ulla y Tambre, destacadas, como se puede deducir de su nombre, por sus ríos, que moldean significativamente el entorno.

Ya en la urbe santiaguesa, al margen de todo lo que supone la espectacular Praza do Obradoiro, en sus cercanías destacan construcciones civiles como por ejemplo el Pazo de Baamonde o la Casa de Cabildo, comulgando a la perfección con las empedradas calles compostelanas. El peregrino también puede ver otros atractivos, siempre en armonía con el contexto, como las exposiciones del museo del Centro Galego de Arte Contemporáneo (obra del aclamado arquitecto Álvaro Siza), apegado a la modernidad y con un ojo puesto sobre la realidad de la ciudad. A su lado, destaca el conjunto que suponen el Convento de Santo Domingo de Bonaval y el parque, de mismo nombre, que resulta ser un oasis de tranquilidad, vistas y recreación.

 

Etapa: Palas de Rei - Arzúa. 33,3 km

Qué visitar:

Al entrar en la provincia de A Coruña en la parroquia melidá de Furelos, tendremos que cruzar el puente de Furelos, un magnífico puente medieval, una de las joyas de la arquitectura civil del Camino.

Melide es la villa donde se junta el Camino Primitivo con el más concurrido Camino Francés. En esta localidad podremos visitar el Puente de Leboreiro del s. XIV. Destacan también la iglesia de San Martiño de Moldes, de San Vicenzo de Vitiriz, de San Xoán de Furelos y el Hospital de Peregrinos hoy convertido en el Museo Terra de Melide.

Ya en el Ayuntamiento de Arzúa, encontramos la iglesia de  Santiago en Boente, y siguiendo el camino llegamos al Área Recreativo de Ribadiso, con el albergue de peregrinos que fue antiguo hospital medieval. 

Ayuntamientos por los que pasa la ruta: 

Ayuntamiento de Toques

Ayuntamiento de Melide

Ayuntamiento de Arzúa

 

Etapa: Arzúa - O Pedrouzo. 19,1 km

Qué visitar:

Después de pasar por la villa de Arzúa, en la aldea de Santa Irene, podemos contemplar una ermita dedicada a la santa mártir portuguesa, construida en el s. XVIII con las aportaciones de los nobles de la aldea de Dos Casas y la fuente santa que posee, según la tradición, propiedades curativas para la piel. 

Ayuntamientos por los que pasa la ruta: 

Ayuntamiento de O Pino

 

Etapa: O Pedrouzo -  Santiago de Compostela. 20 km

Qué visitar:

Antes de internarnos en la monumental Compostela, será una parada obligada la del Monte del Gozo, desde el que podremos contemplar una excelente panorámica de la ciudad.

Ayuntamientos por los que pasa la ruta: 

Ayuntamiento de Santiago de Compostela

 

Más información sobre el Camino Francés, aquí